Lary León: El tesón de una sirena

El hecho de nacer sin los dos brazos y una pierna, nunca ha impedido a esta sirena, como ella misma se define, conseguir lo que se ha propuesto, llevando una vida en la que la felicidad, la naturalidad y la falta de complejos, han sido sus señas de identidad.

En esta ocasión tenemos el enorme privilegio de contar con Lary León, una persona que, si yo tuviera que definir, diría que es el resultado de sumar tesón, alegría, una sonrisa perenne, y capacidad; mucha capacidad.

Por ello, vamos a aprovechar el artículo de hoy para contaros algunas curiosidades muy interesantes, surgidas de todo lo relacionado con este episodio, desde sus inicios hasta del mismo día de la grabación.

Por motivos de la casualidad (y sin tener ni idea de que, tiempo después, íbamos a hacer esta sección) ya habíamos tenido contacto con Lary. En noviembre de 2019, ella fue la presentadora y moderadora en la Gala de los Premios de la Fundación Konecta, en la que nosotros, fuimos uno de los galardonados. Y, es curioso porque, aunque no la conocíamos de nada, ya nos sorprendió ese energía y desparpajo con la que llevaba la Ceremonia, y esa normalidad y naturalidad con la que se manejaba y controlaba cada situación, hasta el punto en el que Diego llegó a preguntar cuál era la discapacidad que tenía, porque la veía como la persona más normal del auditorio. Y, simplemente, es que, así es Lary, pura normalidad.

Gala de entrega de los premios Konecta, Lary era la moderadora y Timpers uno de los premiados.

El caso es que, pasada la gala, nuestros caminos se separaron y fue cuando decidimos llevar adelante “Tiempo de Personas” cuando nos volvimos a acordar de ella: ¿Cómo no íbamos a entrevistar a una persona como Lary, que nos había sorprendido en la gala y que además, tenía tantas y tantas cosas que contar...?

Desde que hablamos con ella, todo fueron facilidades y muestras de cariño, tanto hacia nosotros como hacia la sección y no tardamos mucho en concretar una fecha para la grabación. Además, haciendo gala una vez más de su empatía y de las ganas de colaborar, nos ofreció grabar en su casa, donde ella iba a sentirse cómoda para la entrevista y donde, nada más entrar, nos sentimos como en nuestra casa propia.

Uno de los momentos más emocionantes fue el de preparar la entrevista ya que se convirtió en un trabajo de mucha responsabilidad. Entre que el primer capítulo con David Casinos fue un éxito y que a David, siendo valenciano, abanderado de la Fundación Levante y un deportista paralímpico con tanto renombre, lo conocíamos bastante y ya conocíamos su historia, no podíamos bajar el listón de ninguna manera y el trabajo de investigación y documentación se convirtió claramente en nuestra obsesión.

De hecho, ese período ha sido uno de los momentos más placenteros porque tuve la suerte de leer “Lary, el Tesón de una Sirena”, libro escrita por ella misma, en el que cuenta su infancia y que me encantó leer. Gracias a ello, llegado el día de la entrevista, tenía la sensación de que ya conocía a Lary y me sentía muy ligado a ella, por compartir muchas sensaciones que cuenta en su libro. ¡Deberíais de leerlo!

Foto de Diego y Aitor junto a Lary en la entrega mutua del libro Tesón de una sirena.  

Otra de las grandes anécdotas de este episodio se produjo el mismo día de la grabación, pero no allí, sino durante el viaje a Madrid y las horas previas. Y, seguro que no podéis imaginar por qué...

Nos preguntábamos, por temas de educación y corrección, cómo debíamos saludar a Lary. Es decir, si chocando los hombros, etc. Al faltarle los dos brazos y no habiendo visto nunca a una persona con esta característica, no sabíamos cómo proceder y, claro... Lo que menos queríamos, era ofender. De hecho, llegamos a la conclusión de preguntarle a ella misma, con total naturalidad y normalidad, ante algo desconocido.

Pero, lo que ocurrió, fue muchísimo mejor... No hizo falta preguntarle nada y cuando Aitor, que iba el primero, estaba delante de ella para el encuentro, fue ella misma quien, a modo Mazinger Z y su mítico “¡PUÑOS FUERA”!, “amenazó” a Aitor, usando sus muñones, de una forma natural y simpática. ¡Es, sencillamente, genial!

 

Una vez allí, la tarde transcurrió de un modo excepcional: nos enseñó su casa y buscamos la mejor ubicación para grabar, nos tomamos algo fresquito y nos pusimos manos a la obra. La verdad es que la charla transcurrió de una forma muy fluida e incluso, teneindo Lary tantas tablas en el mundo de la televisión, hubo momentos en los que yo me sentí el entrevistado. Fue muy divertido y se nos pasó hora y media como si se hubiesen pasado 5 minutos, hablando de todo y repasando todos los aspectos de su vida, así como de su forma de pensar sobre los temas más diversos, que tanto me gustaron desde que leí el libro.

Lary León y Diego riéndose a carcajadas durante la entrevista.  Por último, y para ponerle el broche de oro, ya no a un día excepcional, sino a todo un largo proceso de trabajo, con final feliz, intercambiamos y nos dedicamos el libro de Lary, en los dos sistemas de escritura: Diego le dio a ella el libro en braille, dedicado, escrito por él, a mano, y Lary le entregó una copia del libro en tinta, por supuesto, también dedicado. Sin duda, uno de los momentos entrañables de la jornada. Luego ya, para terminar, tuvimos el placer de acompañar a Lary y a parte de su familia, en el jardín de su casa, donde cenamos y celebramos todo, desde lo bien que había salido, hasta el placer de habernos conocido y que se hubiesen unido nuestros caminos. Ojalá tengamos la suerte de seguir haciendo cosas con Lary y de conocer a más personas como ella. Sin duda, una persona... una sirena 10.